domingo, 2 de diciembre de 2018

#Diciembre



Comienza el periodo navideño que se traduce en una mezcla de tradiciones con un aumento de compras, regalos y visitas al centro de #Madrid.

Los adornos y la iluminación por muchas calles alrededor de la Puerta del Sol y el tradicional mercado en la Plaza Mayor, retornan cada año para convertir los paseos navideños en un clásico.


Nuestra Ruta de la #Navidad en Madrid precisamente trata de cómo celebraban las fiestas los madrileños de ayer y cómo lo hacemos hoy, paseando durante este mes de diciembre y primeros días de enero por estas calles llenas de gente local y visitante, afanada en sus compras.




Son días también de visitar el #MuseoDelPrado para hacer un itinerario con el hilo conductor de #Natividad, #Adoraciones y #ReyesMagos viendo cuadros del Bosco, Rubens, Maíno, Velázquez o por ejemplo este, menos conocido, de Menling.




foto del Museo del Prado, Madrid
Tríptico de la Epifanía. Hans Menling. Brujas 1480 (aprox)

Ponte en contacto con nosotros para realizar cualquiera de estas dos Rutas Guiadas o mira nuestro catálogo en nuestra web www.madcultour.es o haciendo clic en los enlaces a RRSS y mail.



lunes, 8 de octubre de 2018

Ruta del Neomudéjar en #Madrid


Actualización octubre 2018
Actualización sobre la descripción (debajo) de la #RutaGuiada por el #Neomudéjar en #Madrid


Nuestra Ruta Guiada por el Neomudéjar en Madrid no llega hasta aquí, hasta el #ParqueDeLaFuenteDelBerro, pero siempre que pasamos por este interesante parque (para nosotros el segundo en importancia histórica y paisajística después del #Retiro) nos fijamos, además de en sus perspectivas y sus árboles singulares, en varias construcciones que, incluida su edificación más importante hoy sede cultural, son muy interesantes como esta torre y anexos que suele tener un uso interno para la jardinería y funcionamiento del parque.

El tratamiento de la fachada con el uso masivo del ladrillo y los arcos, recercados y jambas de los huecos también originalmente resueltos en ladrillo, nos trasladan a una época de la arquitectura que en el segundo tercio del XIX y principios del XX buscaba significarse de alguna manera especial en diferentes zonas de España, buscando en sus raíces locales, un elemento diferenciador dentro de una corriente generalizada de eclecticismo, eclecticismo que continuó incluso después de superados estos "regionalismos".


foto ® MadCulTour

En este caso se recuperó el estilo Mudéjar, muy común en Madrid durante la Edad Media como en otras regiones españolas, Aragón principalmente, y como también abundó el estilo "Montañés", los "andalucismos", etc. En Madrid conservamos algunas partes de torres mudéjares como las torres de las iglesias de san Nicolás y la de San Pedro y algo queda en la torre de los Lujanes.

Es el momento del éxito del Modernismo en Cataluña que fue poco tratado en Madrid aunque algún ejemplo "cercano al Modernismo" hay.


foto ® MadCulTour (en color)

De este momento Neomudéjar hay varios ejemplos de importancia en Madrid. Nuestra ruta sigue casi en línea recta sus ejemplos más interesantes entre las Escuelas Aguirre (hoy @Casaarabe), la desaparecida Plaza de Toros de Goya y la actual, construida ya entrada el siglo XX y aunque puramente no se pueda llamar Neomudéjar, sí que imitaba el estilo incluso cuando este ya empezaba a no estar de moda. Entre estos hay casi media docena de ejemplos de edificios residenciales que se acogieron a este estilo o que adoptaron en parte a modo de adornos o detalles en sus fachadas.
Hay más ejemplos en otras zonas de Madrid, el estilo Neomudéjar se adecuó mucho al gusto de los arquitectos madrileños en ese final del siglo XIX, momento en el que tuvo su oportunidad mientras se estaban desarrollando barriadas como la de Arganzuela.

... ... ... Continúa...





Agosto 2015

Ruta del Neomudéjar en el Barrio de Salamanca

El Neomudéjar, como el resto de estilos "Neo" en toda Europa a finales del siglo XIX, busca recordar un pasado airoso para un tiempo a veces convulso o sin una definida orientación artística. La sucesión de estilos medievales son, en cierto modo y de manera un tanto frívola, reinterpretaciones sucesivas de un afán de dar notoriedad a un momento socio-político mediante la arquitectura y al mismo tiempo mediante la escultura y pintura.


El Románico intenta concentrar la espiritualidad con un lenguaje sólido a la vez que sencillo, mientras que la evolución y la consolidación de la vida urbana y las mejoras técnicas concluyen esta espiritualidad en ingeniería del Gótico. Tiempo después el Renacimiento recupera la antigüedad clásica en un momento de inspiración y de descubrimiento del individuo. El Barroco rebusca en la ornamentación un refuerzo estético para reforzar un sentimiento religioso, reformista o contrarreformista, cada uno el suyo, que acaba por llenar todo el espacio para desterrar el miedo al vacío.

Quizá por agotamiento o cansancio o quizá por el descubrimiento de las ruinas de Pompeya, a finales del XVIII y hasta mediados del XIX, casi como una contraposición necesaria, el Neoclásico, primero de los estilos "Neo" que se sucederán o convivirán muchas veces al tiempo, busca en la geometría exacta y la simetría obsesiva, en la pureza y limpieza de líneas y en la ausencia de adorno, una vuelta del pasado Romano. Pero de nuevo el estilo se va agotando y el vértigo de la vida urbana, la llegada de las Revoluciones, sociales, políticas, laborales, religiosas y sobre todo el inicio de los Nacionalismos, necesitan de nuevas obras en estilos que rebuscan glorias pasadas para hacerlos bandera de cada causa. Así nacerán todos los "Neoestilos", intentando enlazar con esa esencia nacionalista en el Neobarroco francés o italiano, en la Secession vienesa y en los conocidos como "eclecticismos", paraguas bajo el que cada arquitecto asombraba cogiendo de aquí y de allá y reinterpretando estilos cuando no casi directamente resucitando el pasado con un Neobizantino, Neorrománico, Neogótico, Neorrenacimiento... y aunque no sea oficial "Neo-Neoclásico".


En este momento, en el que España quiere renacer después de años de guerras, revoluciones, después de verse libre de reyes, laica y de la noche a la mañana Republicana, en ese momento, se busca un estilo genuinamente español... y se encuentra. Por supuesto se edifica en todos los estilos "Neo" comentados, pero alguien echa la vista atrás y se acuerda del único estilo arquitectónico endémico de España; el Mudéjar. Aquel viejo arte, del que somos únicos en el mundo, que practicaban los alarifes musulmanes que se quedaban a vivir en territorio "reconquistado" (es difícil entender el término Reconquista cuando una sucesión de pueblos invasores, cada una de ellas, se define como propietaria de un territorio conquistado... ¿qué se reconquista?... ¿acaso los íberos, celtas, romanos, visigodos, musulmanes, cristianos, alguno de ellos no vino a conquistar a otro anterior?, ¿alguno tiene más derechos que otro?), el propio término Mudéjar significa en castellano antiguo algo así como "domado", aquel viejo arte tan "nuestro" se recupera en la segunda mitad de siglo XIX y gracias a su éxito se emplea en numerosos edificios representativos principalmente en los tres Ensanches Madrileños programados por Castro; Arguelles-Chamberí en el norte, Salamanca en el este y Arganzuela en el sur.


El ensanche de Arguelles tiene un contenido más residencial y aristocrático; el ensanche de Arganzuela tiene algo de contenido residencial pero un fuerte componente industrial y quizá sea el barrio en el que más ejemplos quedan del estilo Neomudéjar, pero nos vamos a centrar en el barrio de Salamanca porque es donde podemos hacer un recorrido más histórico entre el comienzo y el final del estilo y verlo utilizado tanto para edificios públicos como residenciales y además salpicarlo con casi todos los demás estilos "Neos" mencionados.


Comenzaremos con un Neobizantino visitando la iglesia de San Manuel y San Benito, continuaremos con un ejemplo de Neomudéjar en las antiguas Escuelas Aguirre, hoy Casa Árabe, veremos aplicaciones Neomudéjares residenciales en la "Casa de las Bolas" y lo pondremos frente a frente con la que se considera la primera obra de éxito del Neomudéjar madrileño, la antigua Plaza de Toros del Camino de Aragón y acabaremos en la más conocida obra Neomudéjar, incluso o aún con sus singularidades con respecto al estilo, la Plaza de Toros de las Ventas.


Intentaremos aprender también de un proyecto casi único en el Madrid residencial de finales del XIX y principios de XX (con permiso de la Ciudad Lineal de Arturo Soria, verdadera singularidad urbanística universal), el casi olvidado "Madrid Moderno", con sus toques Neomudéjares y veremos una pequeña pincelada Neogótica en el Colegio Fundación Caldeiro.



Antiguas Escuelas Aguirre, hoy Casa Árabe



Casa de las "Bolas"



Residencial "El Madrid Moderno"



Colegio Fundación Caldeiro



Plaza de Toros del "Camino de Aragón"




Plaza de Toros de las Ventas

viernes, 29 de junio de 2018

Palacio y jardines de #Aranjuez, #Madrid




Fachada de acceso oeste y Plaza de Armas

Reportaje fotográfico ® MadCulTour

Visitar Aranjuez en primavera, especialmente después de haber disfrutado de una primavera real como esta de 2018, tiene un doble encanto; la vega del Tajo está como nunca y el paisaje, inhóspito, lunar, calcinado, yesífero y soporífero que nos lleva desde Madrid no es que mejore mucho, la fealdad de las autovías y los polígonos industriales ignominiosos siguen siendo los de siempre, pero algo de humedad y humanidad siempre ayuda.

Aranjuez es otra cosa, siempre es otra cosa; quienes dicen que Aranjuez es un oasis no lo dicen por decir. Además no es solo el palacio sino que hay que entenderlo como un gran conjunto de palacio, jardines, huertas y extensas zonas dedicadas a infraestructuras hidráulicas, agricultura, caza así como edificaciones relacionadas con la vida del Real Sitio, ermitas, iglesias, casas de infantes y casas de oficios.


  
 

Iglesia de san Antonio y su interior, en la plaza de San Antonio

Reportaje fotográfico ® MadCulTour



Río Tajo y sus infraestructuras hidráulicas

Reportaje fotográfico ® MadCulTour


El pasado remoto del lugar está relacionado con las Órdenes Militares que ayudaron a repoblar esta zona y supieron apreciar las bondades agrícolas y cinegéticas de la vega del río; más que un oásis, aquello pudo ser el paraíso.
Felipe II se fijó especialmente en el lugar (y especialmente en su primavera) y acabó edificando una gran casa (de la mano de sus arquitectos Toledo y Herrera) que los otros reyes fueron ampliando posteriormente. Quienes más disfrutaron de Aranjuez fueron los Borbones Felipe V, Fernando VI, Carlos III y Carlos IV. Las ampliaciones del palacio que le dan su aspecto actual se las debemos al impulso de Carlos III y a la distribución y decoración interior le queda algo de Carlos III y Carlos IV pero principalmente a los últimos moradores que más lo utilizaron, Isabel II y Alfonso XII.



La impresionante escalera de acceso, con lámpara, rejerías y trampantojo en la bóveda imitando a madera. El retrato ecuestre es de Alfonso XII

Reportaje fotográfico ® MadCulTour


Patrimonio Nacional gestiona el lugar, al igual que otros lugares y bosques que fueron patrimonio real, como el Monasterio de San Lorenzo del Escorial, el Palacio Real de Madrid o los Monasterios de las Descalzas o la Encarnación de Madrid.

  

  


  
  

Fachada principal y diferentes vistas de los jardines y sus fuentes

Reportaje fotográfico ® MadCulTour



Vista de la Plaza de Armas desde el desembarco de la escalera en planta primera.
La reja que cierra la Plaza de Armas no estaba en los tiempos en los que se produjo el Motín de Aranjuez y seguramente de haber estado, el pueblo no habría asaltado el palacio (aunque nada seguiría impidiendo asaltar la casa de Godoy) y es muy posible que los acontecimientos hubieran sido muy distintos... por una simple reja...
Nos encantan las ucronías


Reportaje fotográfico ® MadCulTour






miércoles, 27 de junio de 2018

El Palacio de Boadilla del Monte en #Madrid


El Palacio del infante don Luis, fachada sur

Reportaje fotográfico ® MadCulTour

El Palacio del infante don Luis de Borbón en Boadilla del Monte se está recuperando poco a poco pero con resultados ya muy visibles desde hace unos años. Tuvimos la suerte de asistir en su día al evento que "inauguraba" la restauración de la primera fase o primera terraza de los jardines, con una exposición dedicada al arquitecto al que se debe la obra, Ventura Rodríguez; ahora hemos vuelto para una visita con más profundidad.



La corte del infante don Luis y su esposa, por Goya, cuando por orden de Carlos III ya no residían en el palacio sino exiliados en Arenas de San Pedro

foto Wikipedia 


Ha sido un gran esfuerzo de divulgación, de organización de eventos, de recaudar fondos y en definitiva de "llamar la atención" sobre un patrimonio que se encontraba en un estado de dejadez lamentable y que de seguir así acabaría por ser irrecuperable. El agradecimiento hay que dárselo a la Asociación de Amigos del Palacio de Boadilla del Monte @amigospalacio que desde hace varios años no han parado de divulgar este patrimonio para hacer una causa común que prevalezca sobre el pasado desinterés de las administraciones.


   

Vistas del jardín desde el balcón sur de la planta noble
Al fondo la zona de las huertas y más al fondo el cazadero

Reportaje fotográfico ® MadCulTour


Aún queda gran parte del edificio por rehabilitar y "poner en valor" pero ya podemos disfrutar de una planta de acceso, que en realidad son dos puesto que Ventura Rodríguez supo aprovechar el desnivel del terreno para dar acceso inferior por el sur, abierto a los jardines y al campo de caza, y superior por el norte que es el acceso principal con una "plaza" que se cierra visualmente con una gran fuente que es a la vez aljibe para alimentar las fuentes del jardín (ver foto). Queda un gran trabajo por hacer el la planta primera o noble, en donde se encontraban las habitaciones del Infante don Luis de Borbón y de su mujer María Teresa de Vallabriga.


 


El sepulcro de Mª Teresa de Borbón Vallabriga (primera hija del infante), condesa de Chinchón, visto desde la terraza privada desde la cual su padre, el infante don Luis, asistía a misa


Reportaje fotográfico ® MadCulTour








Balcón desde el que el infante oía misa sin ser visto y sepulcro de Mª Luisa de Borbón Vallabriga (segunda hija del infante) que, en contra de lo usual, sí pudo disfrutar de su matrimonio concertado

Reportaje fotográfico ® MadCulTour



El origen del edificio es anterior a cuando en la segunda mitad del siglo XVIII el infante  don Luis de Borbón comprara una gran finca en la que había una "casa grande" que fue la que Ventura Rodríguez aprovechó para levantar un gran palacio en pocos años, en 1765 el edificio estaba terminado y don Luis puedo disfrutarlo algo más de diez años.

Después de su muerto lo habitó un tiempo su hija, la condesa de Chinchón María Teresa de Borbón y Vallabriga (hay que mencionar que fue esposa del primer ministro Manuel Godoy pero a sabiendas de que fue un matrimonio de conveniencia y poco amable para ella, será toda la referencia que haremos a Godoy). No coincidieron aquí, no vivieron juntos en el palacio padre e hija, ni en vida ni en la muerte puesto que aunque don Luis deseó ser enterrado en la capilla del palacio, finalmente donde está enterrado es en la Capilla de Infantes de San Lorenzo del Escorial y quien sí está en la capilla es ella, su hija María Teresa y también, en una sala adjunta y con una emocionante escultura funeraria su hermana, María Luisa de Borbón y Vallabriga.


  






La Capilla es una de las piezas más espectaculares del palacio, ocupa el espacio que corresponde al volumen de la torre oeste (el volumen de la torre este se corresponde con la escalera de servicio). Quizá sea uno de los lugares donde más se nota la transición de Ventura Rodríguez desde el Barroco al Neoclásico

La decoración de casetones fugados y la iluminación de la cúpula son notables.

En su día, en la pared del altar, hoy entelada, estuvo un tiempo el Cristo de Velázquez, hoy en el @museodelprado y que originalmente fue un regalo (del propio Felipe IV o de, o a través de, Jerónimo de Villanueva) para el monasterio de san Plácido, leyendas aparte.


Reportaje fotográfico ® MadCulTour



Sobre cómo el infante perdió sus derechos dinásticos en favor (es una forma de decirlo) de su hermano mayor Carlos III, llegando a perder el apellido Borbón, hasta cómo lo recuperó su hija en tiempos de Carlos IV al casarse con Godoy y lo que ocurrió con el edificio tras el abandono, falta de mantenimiento, la terrible Guerra Civil, con el frente muy cerca del palacio (ver vídeo al final de la entrada) y su uso como hospital, dejadez, venta por la familia heredera, compras por el anterior Ayuntamiento de Boadilla, cesión a la SGAE para su uso (mal uso y mínimo mantenimiento), rodaje de películas y finalmente recuperación del nuevo Ayuntamiento de Boadilla del Monte para llegar hasta hoy en el momento en que se inician los trabajos de recuperación de la segunda fase de los jardines o más bien zona agrícola, que en su día abastecía a palacio de productos frescos de huerta y la posible intervención en el Gallinero del infante (recinto para exhibición de aves y animales exóticos), muy del gusto de la aristocracia y nobleza ilustrada de la época; todo ello preferimos contarlo en el sitio, paseando por sus salas o sus jardines.

   

Planta primera
Vistas de alguna chimenea y del papel pintado del techo del dormitorio de la condesa de Chinchón. Este papel pintado es lo poco que queda, casi nada, de la decoración original del palacio

Reportaje fotográfico ® MadCulTour


   

Planta primera, mobiliario del comedor y salas en corredor
No es decoración original del palacio

Reportaje fotográfico ® MadCulTour



La fachada principal tiene orientación norte y tres accesos.
El central, frente a la fuente-depósito una construcción funcional que Ventura Rodríguez construyó como fuente y depósito de aguas
Los otros dos accesos son uno directo a la capilla y el otro acceso de servicio
Detrás de esta fuente, en la zona derecha, se encuentra el "Gallinero"

Reportaje fotográfico ® MadCulTour


El palacio además tiene una programación de exposiciones y eventos que se puede consultar con los que se busca divulgar el edificio y su historia a la vez que integrar el lugar en una segunda red de palaciega en el entorno de Madrid a tener en cuenta y del que también formará parte por ejemplo el Palacio de Osuna o el de Liria y no hay que olvidar que estas mini-cortes aristocráticas y nobles eran una referencia cultural que se rodeaban de los mejores artistas del momento, en este caso fracuentaron el círculo del infante los pintores Luis Paret o Francisco de Goya o el músico Luigi Boccherini


  

Acceso lateral, independiente, de los jardines al casco de Boadilla

Reportaje fotográfico ® MadCulTour


Curiosidades:
En este enlace un vídeo sobre el reciente descubrimiento de un obús de la Guerra Civil Española